Product Placement más vigente que nunca

Cuando nos enfrentamos ante la hoja en blanco y el desafío de diseñar un plan de marketing, publicidad y comunicación, que sea pertinente a nuestro público objetivo y viable en función de nuestras posibilidades de presupuesto, tiempos y necesidades, surgen «N» opciones posibles de acciones a realizar: diversidad de formatos, medios, activaciones, dinámicas… Cada cual con sus pros y contras, como es lógico que suceda. Esto nos pasa acá en Uruguay desde una agencia como PIMOD, como también pasa en marcas y agencias en Toronto o Dubai. Es parte de la dinámica de trabajo.

En este mar de opciones que nos enfrentamos quienes trabajamos en la definición de estrategias de publicidad, una de estas posibilidades es el «product placement».

Básicamente se trata de una técnica publicitaria que consiste en insertar una marca (producto o servicio) dentro de la narrativa de un formato, que puede ser una película, serie, videojuego, videoclip, etc.

Si bien esta técnica no es nueva, se popularizó con este nombre en los 80, es muy interesante ver cómo sigue más vigente que nunca.

A modo de síntesis hay dos grandes tipos de product placement: el pasivo que es cuando la marca forma parte del decorado, sin tener protagonismo en la acción, y el activo que es cuando la marca forma parte de la acción de los personajes. En este último caso la marca es protagonista.

También está el caso de marcas que aparecen en una película o serie, sin que la misma haya pedido estar, sin que la marca haya pedido estar, pero esto es difícil que suceda ya que lo habitual es que los productores de contenidos busquen rentabilizar con este tipo de técnicas.

¿Pero por qué este artículo ahora? Bueno, porque Disney acaba de lanzar su última película, LUCA, que en cierta medida es un homenaje a la cultura italiana, en donde los dos personajes principales tienen el sueño de tener una moto VESPA. La marca aparece presente de gran forma, como un producto aspiracional, idolatrado, de ensueño.

Si bien no tenemos la confirmación de que Vespa haya invertido dinero en la película para tener semejante exposición, es de esperar que así haya sido, no solo por su reiteración de marca, sino por el posicionamiento espectacular que logra.

Sería además interesante saber si la presencia en la película generó algún tipo de impacto en ventas, más allá del impacto de marca.

Casos de product placement hay cientos a lo largo de las últimas décadas. Comparto aquí algunos otros ejemplos memorables:

Nike en «Forrest Gump»

Esta película fue el canal perfecto para publicitar su línea “Classic Cortez”, utilizada por Forrest para atravesar corriendo Estados Unidos.

Aston Martin y BMW en «James Bond»

A lo largo de su historia el implacable agente 007 ha popularizado diferentes marcas de autos. Desde el BMW Z3 hasta distintos modelos de Aston Martin.

Wilson en «El Náufrago»

Este es un caso muy potente de product placement activo, donde la marca no solo se menciona sino que se personifica en un personaje central de la película.

Estrella Galicia en «La casa de papel»

Basta con haber mirado esta serie para notar como la marca de cerveza está presente en cuanto plano pueda haber de una situación de bar o de reunión de amigos. Hasta de manera desmedida podemos ver por momentos la repetición de la marca.

De más está decir que dentro de los pros de esta técnica está el hecho de llegar a los consumidores de manera muy efectiva, por su mezcla con el entorno, lo cual ayuda a lograr una buena conexión emocional con las personas.

Pero dentro de los contras está que se trata de una publicidad intrusiva, subliminal y que en exceso puede generar el efecto contrario en el consumidor. Como todo, debe ser utilizado en su justa medida.

Desde PIMOD invitamos a reflexionar y estar atentos a esta técnica, y pensar incluso desde Uruguay en qué tipo de contenidos se está utilizando o se podría utilizar el product placement.

Y sobre la película Luca, en lo personal siento estar más entusiasmado que antes en querer tener una Vespa. Creo que es de los ejemplos buenos, y vale la pena vean la película. 🙂

 

Pablo Buela
Director General


Comments are closed.