Prácticas y tendencias para social media 2019

Me llamo Gala Maldonado y como Social Media Manager en PIMOD es un placer para mí estar en lo último sobre tendencias y buenas prácticas en redes sociales. Con Stefany Delgado, también Social Media Manager, dimos dos charlas en la agencia sobre esta temática e investigamos sobre el tema. En esta entrada voy a dejarles 7 tendencias que se apoderaron de este mundo digital en 2019 y ¡10 buenas prácticas para aplicar como empresas!

Empecemos por el principio, ponernos a tiro. El mundo está en constante cambio y tenemos un 45% de la población mundial activa en redes sociales. Como marcas no podemos estar afuera de esto.

¿Qué pasa con Uruguay? Nuestro país no se queda atrás, tiene una penetración de usuarios en internet del 88%, de los cuales 78% son usuarios de redes de forma activa. No nos cansamos de decir que las marcas tienen que hacer un gran esfuerzo por resaltar en este mar de contenido generado, no solo por nuestra competencia y otras empresas, ¡sino por los propios usuarios!

Sin dudas las tendencias de este año están siendo marcadas por el alboroto en los algoritmos de Facebook (y todo lo que Facebook incluye) y por el “año negro” que Mark Zuckerberg vivió en 2018. Actualmente esta mega empresa favorece los contenidos con interacción significativa y genuina. Ya no funciona lo orgánico y el contenido de los usuarios es priorizado por sobre el de las marcas, una mala noticia ¡o una gran oportunidad! Al menos que las marcas generen contenido que dialogue con sus usuarios, este permanecerá en un mar de irrelevancia.

Las 7 tendencias que presentamos son:

 

1. Dinero, dinero y dinero

Sí, hay que patrocinar los contenidos para ser relevantes y hay que entender qué quiere consumir nuestra audiencia. Esta es la única forma de lograr nuestros objetivos. Si no nos creés, mirá el ejemplo debajo. Es de un mismo cliente, sobre dos productos muy similares, con y sin patrocinio.

 

2. Socializar

Más del 80% de los usuarios buscan opiniones de otros usuarios en redes sociales sobre marcas. Las redes son usadas para compartir ideas, frustraciones u opiniones y tenemos que estar atentos porque son oportunidades de diálogo. Esto se relaciona con los algoritmos de Facebook, que favorecen la conversación entre marcas y personas.

Un ejemplo perfecto de esto es lo que hicimos desde PIMOD con nuestro cliente BROU. Mediante el formato de encuesta de Facebook le consultamos a la gente qué prefiere a la hora de ir a la feria (donde el banco tiene descuento). Las opciones eran chismosa o carrito. Muchas personas pidieron que el banco cree sus propias bolsas y gracias a la escucha social actualmente estamos produciendo las bolsas ecológicas. Escuchar genera oportunidades de negocio.

 

3. 30 minutos de fama

En la primera media hora de publicación nuestros contenidos son evaluados por los algoritmos de Facebook y serán favorecidos si generaron buena interacción genuina en este lapso de tiempo. ¡Aprovechémoslo! Para esto hay que entender que la gente interactúa y comparte contenidos que los hagan lucir bien (cool, inteligentes, graciosos)  y sobre todo si son emocionales o aportan valor, como noticias, tips o recetas. En conclusión, un buen impacto en la primera media hora es la clave para que las plataformas sociales propaguen nuestro contenido.

 

4. Storytelling

El tiempo que los usuarios pasan en redes quieren que sea tiempo bien gastado. Las marcas deben enfocarse en generar conversación. Nuestros seguidores, pocos o muchos, deberían interactuar con nuestros contenidos y qué mejor que a través de una buena historia, y si emociona, mejor. Miren si no este increíble y accesible ejemplo de Bon o Bom en InstaStories.

 

5. Stories

Ya no son una novedad, pero ahora más que nunca debemos usarlas de manera creativa y aprovechando el formato vertical. Son auténticas, interactivas y breves. La plataforma reina para historias es Instagram y nos permite experimentar con los contenidos como ningún otro formato. Hay que utilizar stickers, etiquetas de productos, hacer tutoriales, mostrar detrás de escenas o momentos especiales de nuestra marca. Incluso podemos destacarlas en el perfil y ponerles un cover para organizarlas y darles un toque más profesional. Mirá estos ejemplos de usos de Instagram Stories, tanto en nuestra agencia como para nuestro cliente Disco.

 

6. ¡Videos!

El gran formato para social media 2019 es el contenido audiovisual de calidad. Podemos usarlo para hacer vivos, mostrar promociones, crear tutoriales o testimonios. El 80% de los contenidos que se consumen hoy son videos y 85% de estos son visualizados sin sonido. ¡A poner subtítulos sí o sí! Además, 75% son consumidos desde dispositivos móviles, tengamos cuidado con los tamaños y formatos. Dato: los anuncios de video con mayor recordación son aquellos en donde el nombre de la marca aparece en los primeros 10 segundos. Además, las stories de video que más rinden tienen escenas cortas y concisas con mensajes de alto impacto.

 

7. Mensajería

Ya son más de 5 mil millones de usuarios activos en plataformas de mensajería en el mundo y 9 de cada 10 personas las usan para comunicarse con las marcas. En nuestro país las más usadas son WhatsApp y Messenger de Facebook. Como marcas debemos estar allí. Nos permitirá tener un diálogo más cercano con nuestros clientes y por qué no conectarlos con nuestras redes sociales o sitio web. Las respuestas automáticas de bienvenida y mostrar disposición siempre son buenas prácticas. Fomentamos usar el anuncio en Facebook o Instagram con el call to action de enviar mensaje de WhatsApp. Con solo un clic los usuarios chatearán con nosotros de forma privada. Mirá el ejemplo de nuestro cliente DAC.

 

Ahora llega el momento de implementar. A continuación vamos con 10 prácticas de social media que servirán a tu negocio.

 

1. Las encuestas son la herramienta estrella para Social Media 2019. En Facebook, por ejemplo, tienen 3 veces más interacciones que un artículo. Las encuestas sirven para medir los gustos o características del público, si hacemos las preguntas correctas. A la gente le encanta comparar sus habilidades o intereses con sus pares. Luego, según lo que responden que más les gusta, podemos mostrar más ese contenido que otro. Tanto en Instagram, Facebook o Twitter hay herramientas nativas de encuesta.

 

2. Creatividad. La creatividad nos hará más relevantes, más atractivos, nos dará visibilidad y reconocimiento. Si apostamos a contenidos que tengan creatividad, estos funcionarán mejor con menos dinero y se propagarán entre los usuarios de manera más fácil. No solo ayudará a generar conversación con nuestros usuarios y a vernos más interesantes, sino que nos recordarán de manera más directa, porque los impactamos con un contenido diferente al resto. La creatividad puede estar en el texto, en el formato que utilicemos, en el diseño o incluso en nuestra forma de responder las consultas. Miren este ejemplo local y súper accesibles.

 

3. Otra sugerencia es usar hashtags relevantes y buenos hashtags. Podemos crear un hashtag no comercial que se identifique con la comunidad de la marca que pueda ser usado por usuarios de forma espontánea. Esto genera comunidad y puede ayudar al negocio porque si elegimos un hashtag que sea universal, nos encontrarán desde la lupita de Instagram, por ejemplo. Los hashtags funcionan muy bien en Twitter y en Instagram. Incluso los usuarios pueden seguir el hashtag y siempre encontrar nuestros contenidos. Sirven para generar conversación o para meternos en lugares donde no estábamos y llegar a públicos que no habíamos llegado aún. Acá van dos ejemplos de clientes de la agencia.

 

4. Debemos generar contenidos contextuales. ¿Qué es esto? Contenidos que tengan relación con algo noticioso, de la actualidad, algo que esté pasando físicamente o en el mundo de Social Media. Puede ser inspirado en una conversación del momento en Twitter, por ejemplo, ya sea con un hashtag popular o uno creado. Para esto es necesaria la creatividad, sí o sí.

Para las redes sociales de PIMOD nos sumamos a #GriezmannEnLugares con una imagen de Griezmann en la fachada de la agencia. Fue la publicación más exitosa del mes. Lo que tiene este posteo es creatividad y el ejercicio de siempre estar atentos al contexto. Si bien esto no repercute en ventas de forma directa, sí ayuda a que se visibilice más nuestra cuenta en públicos que no habíamos alcanzado todavía.

 

5. Otra tendencia que ayuda a humanizar el contenido y potenciar el negocio es la utilización de una estrategia de micro influencers. Además de ser más accesibles para la marca que los medios más tradicionales, tienen una audiencia de mejor calidad -sus seguidores les tienen confianza-. Para nuestro cliente Estela Jinchuk, que posee un público objetivo con unas características muy específicas, esto funciona exitosamente. La audiencia ve influencers mostrando ciertos productos y las consultas crecen de inmediato. Tienen menos seguidores que los influencers mundiales grandes, como Selena Gómez, por ejemplo, pero son de buena calidad, porque son de un nicho más concentrado y generan más confianza.

 

6. Hacer vivos de Facebook o Instagram es otra práctica recomendable; no solo se trata de una forma barata de comunicación, sino que brinda una sensación de cercanía e inmediatez para el usuario. El vivo puede ser para, por ejemplo, responder consultas frecuentes, mostrar un evento o ciertos productos. La informalidad de la herramienta genera autenticidad.

Para hacerlos es importante entender que necesitamos mostrar contenido de calidad, con producción de calidad. Alguien que grabe, que responda las preguntas, alguien que prepare el lugar, piense la producción, ilumine… Para que salga bien tiene que ser profesional, no basta con ser usuarios de redes sociales para hacerlo.

 

7. Las historias de Instagram están creciendo 15 veces más rápido que las publicaciones del feed. Las historias se sientes reales, inmediatas y personales. Las grandes producciones de contenidos siguen importando, pero hay que encontrar un balance. Cuentas verificadas o con más de 10.000 seguidores pueden agregar un link a su story con la opción de “swipe up”. Esto permite trackear al usuario y redireccionarlo a sitios de interés.

Esto ayuda de forma directa al negocio porque lleva al usuario desde un medio de entretenimiento, directo a la compra del producto. En el link de la story podemos poner nuestra web, e-commerce, perfil de Facebook o un artículo web donde apareció nuestra empresa.

 

8. Otra práctica que recomendamos es la de usar el social commerce. Debe ser incorporado a la estrategia de marketing sin olvidar que se trata de redes sociales. Por ende, las compras deben ser lo más interactivas y sin interrupciones posibles. La principal diferencia entre un e-commerce y el social commerce está en el ciclo de venta. La venta en una tienda online se produce a partir de una búsqueda por parte del usuario, que consume directamente en ella. La venta vía social commerce llega a través de relaciones sociales entre usuarios.

Para el social commerce en Instagram, que son los ejemplos que vemos, llamado Instagram Shopping, no es necesario tener un e-commerce, lo que hay que hacer es tener nuestro perfil como empresa, no usuario, vincularlo con nuestra fanpage de Facebook, cargar un catálogo de productos a Facebook y vincularlo con Instagram. No es tan sencillo de hacer, hay que saber manejar las redes sociales de forma profesional, pero sin duda trae muchos beneficios. Está orientado a marcas que tengan productos tangibles y variados.

 

9. Los usuarios pasan más tiempo chateando que compartiendo actualizaciones en redes sociales. Por este motivo, esperan una dinámica similar de parte de los anunciantes: la conversación directa.

Debemos habilitar Facebook Messenger, setear respuestas breves y automáticas -puede ser un saludo o el horario de atención al usuario-, o incluso incluir links en las conversaciones.

También podemos agregar en el sitio web indicaciones que lleven al usuario a los canales de conversación (por ejemplo, un banner con nuestro número de WhatsApp empresarial). Demostrar disponibilidad es una buena manera de empezar la conversación.

Esto sin duda descenderá el número de consultas vía teléfono o email. Si está al alcance, incluir bots en las conversaciones es muy recomendable. Son efectivos para solucionar consultas sencillas o frecuentes, lo que ahorrará tiempo de trabajo humano.

Un ejemplo perfecto de esto son los casos de BROU y DAC, clientes que tienen una masa importante de llamadas a call-center. La utilización de tecnología de respuesta mediante bots resuelve la necesidad de atención a los usuarios sin tener que gastar mucho dinero en más personal. El resultado es la reducción considerable del porcentaje de llamadas abandonadas.

Además, esta innovación es amigable con el usuario, quien puede hacer la consulta desde su dispositivo móvil, medio en el que está conectado normalmente. Esta tecnología ayuda directamente a la venta y al negocio porque permite cerrar consultas sencillas más rápido, darle más importancia a las consultas que hay que seguirlas y poder tener más tiempo de personal humano para atender las realmente importantes que se transformen en ventas.

 

10. Datos para tomar decisiones. Es fundamental el entendimiento de los datos para tomar conclusiones de contenido. Por ejemplo, si conocemos a nuestra audiencia a través de los datos lograremos saber en qué horario se conecta, qué preferencias tiene, con qué se caracteriza, quién es realmente… Podemos saber desde el género y la edad promedio, hasta los intereses principales. El uso de datos sirve para realizar acciones basados en estadísticas, para ser más finos y optimizar tiempo y dinero. Los datos son una mina de oro de la cual social media tiene que valerse para ser más precisos.

En resumen, social media es una conexión de publicaciones y formas de hablar que viven en el tiempo como un guion continuo, NO como un salpicón de acciones sin relación. Con estas tendencias presentes y apuntando siempre a la creatividad y a las métricas, la gestión de social media, más que un desafío para el 2019, será un éxito. ¡Gracias!


Comments are closed.