PUBLICIDAD: UN ARTE MULTIDISCIPLINARIO

“Publicidad: f. Conjunto de medios que se emplean para divulgar o extender la noticia de las cosas o de los hechos.

f. Divulgación de noticias o anuncios de carácter comercial para atraer a posibles compradores, espectadores, usuarios, etc.”[1]

Muchas veces vemos a la publicidad como el producto de una sola disciplina: la comunicación. Y si bien es cierto, (¿de qué nos vale la publicidad si no estamos comunicando algo?) el producto final requiere de otras disciplinas más allá de la Ciencia de la Comunicación para que sea realmente bueno.

La publicidad es un reflejo de la sociedad en la que se difunde. Esta sociedad existe y se comporta de determinada manera por una infinidad de factores: factores sociales, políticos, la moda, factores que trascienden fronteras, las redes sociales, las necesidades creadas, creencias religiosas.

La mayoría de las veces creemos que es la publicidad la que influye a la sociedad para que se comporte de determinada manera, lo cual tiene su dejo de verdad, pero en realidad primero es la sociedad la que influye a la publicidad para que esta tenga resultados eficientes y pueda persuadir a la sociedad a través de sus gustos e intereses. Entrando así en la bendita pregunta de “¿Qué vino primero? ¿El huevo o la gallina?”.

Les propongo ver algunas de los factores y disciplinas que están presentes en la publicidad y que la llevan a obtener buenos resultados:

Diseño: Comenzando por uno de los factores más visibles, es innegable que sin diseño y sin aplicar las tendencias del momento probablemente no lleguemos a estar a la altura de las publicidades más efectivas o al menos las más recordadas por las personas. Por lo tanto, un diseño lindo, llamativo, correcto, probablemente sea más recordado y acertado.

Moda: tendencias, colores, formatos, lo que está on, lo demodé… Qué haríamos si no considerásemos la moda del momento… ¿Cuántas veces hemos dicho para adentro… “Qué diseño tan noventoso…”? Bueno, eso es moda… no podemos ir contra ella, fluir con el cambio y adaptarse a él.

Redacción: otro indispensable es la redacción de los posteos, anuncios, guiones de tele, radio, la vía pública. Requiere de una buena redacción, puntuación, ortografía. Las palabras tienen que acompañar a los objetivos que tenemos: generar empatía con el público objetivo, seducir las necesidades de la gente, dar el mensaje adecuado, etc.

Noción de lo social: Es necesario hacer un breve estudio de lo que está ocurriendo en la sociedad actual, para poder dar un mensaje apropiado o al menos tratar de pifiar no menos posible. Si bien es muy recomendable poder hacer un estudio de mercado, muchas veces no contamos con el capital para ello, pero todos tenemos una noción de lo social, por lo que muchas veces por sentido común nos damos cuenta de por qué lado es mejor ir y por cuál nos puede salir mal.

Creatividad: dentro de cada uno de estos puntos no debe estar ausente la creatividad. Este es el punto que nos va a llevar a conectar con el usuario. Tenemos que lograr conectar desde la emoción, desde los sentimientos, y esto es algo que no es fácil siempre.

Estrategia: De nada nos sirve tener un producto audiovisual, gráfico o a nivel de contenido, si no trazamos una buena estrategia publicitaria, si no pensamos bien los medios en los que tendremos presencia y por qué. Cuánto tenemos para invertir, a quién le hablamos y dónde está esa gente, por qué están ahí y no en otro lado.

Claramente el orden de los factores no altera el producto, pero si pudiésemos integrar todos estos puntos, y seguro muchos más, a la hora de realizar un trabajo publicitario estaríamos logrando un buen resultado.

Para esto es fundamental… EL TRABAJO EN EQUIPO!

Sofía Del Pino

Directora de Social Media

PIMOD.

[1] Real Academia Española


Comments are closed.