Influencers no humanos

En el artículo de “Personajes digitales”, definimos a los influencers como personas con las que el público se identifica, suelen ser líderes de opinión y la información que publican en sus redes se comparte rápidamente, es por eso que se han vuelto una buena herramienta a la hora de publicitar una marca.

Hace unos meses, los influencers no estaban en una única red, podían tener un público en YouTube, uno en su blogspot, etc. Pero gracias a cómo se ha desarrollado el algoritmo de Instagram, se ha convertido en la principal red social para que los influencers interactúen con sus seguidores.

Socialmente se tiene el concepto de que un influencer ha de ser una persona, y de hecho, siempre hay una persona atrás pero ¿es ese ser humano quien influencia?.

@lilmiquela tiene 1 millón y medio de seguidores en su cuenta de Instagram creada en abril de 2016, y es considerada una de las primeras influencers virtuales. En su descripción se define como una robot, pero parece más un proyecto de los creadores del juego “The Sims” que un robot propiamente.

Quién sí es una robot es @realsophiarobot, ella tiene alrededor de 97 mil seguidores en su cuenta de Instagram creada en octubre de 2017.

Ambas generan contenido como el de un usuario común y corriente, adoptando como normal el tener circuitos y comandos en lugar de carne y hueso. Quizás una parte por lo novedoso y otra por lo atractivo de lo que publican, pero lo real es que tienen un número considerable de seguidores (con los que interactúan constantemente) y eso hace que las marcas las busquen a ellas para exponerse en sus perfiles.

Otros influencers que nacieron desde el anonimato y queriendo hacer una burla a las bandas musicales de moda que eran “prefabricadas”, son los artistas de “Gorillaz”. Una banda virtual, que mucho antes de este boom de no hacer visibles a las personas (específicamente en el año 2000) crearon un producto transmedia con personajes de animación 2D que tienen sus propias historias, familia, amigos y personalidad. Damon Albarn (creador de Gorillaz) además de inventar la historia de cada personaje, desarrolló tal estructura narrativa que no solamente los videoclips tenían una conexión y trama, sino también todo el álbum, su comunicación y redes.
La cuenta en Instagram de @gorillaz tiene 1,5 millones de seguidores y la página fue creada en setiembre de 2016.
Más allá de el éxito musical que tienen, sin dudas, generar esa expectativa de estar meses esperando conocer quién estaba detrás de la banda, fue una campaña de marketing más que exitosa y le dio tal fuerza a los personajes que vender cualquier artículo de marchandise con sus ilustraciones es un éxito asegurado.

Un caso local que también apeló a los contenidos transmedia, fue el de “la Barbie uruguaya”. Su creadora tomó a la muñeca Barbie reconocida mundialmente y le creó un Instagram “transformándola” en uruguaya.
@thebarbieuy tiene casi 25 mil seguidores en su cuenta de Instagram, creada en setiembre de 2016.

Los contenidos que generaban desde esta cuenta no solamente eran sobre la muñeca en diferentes lugares de nuestro país, sino haciendo tortas fritas, tomando mate, mirando partidos de Uruguay, yendo a marchas por 18 de julio y bailando plena.
Generó tanta empatía en el público local que empezaron a aparecer marcas interesadas en ocupar un lugar en su perfil:

El 17 de mayo de 2018, cerró su cuenta con un mensaje que decía: “Llegó el día, chiquilines, hoy me despido de ustedes. No tengo más que palabras de agradecimiento, por todo el cariño y la buena onda que tuvieron con este proyecto desde el comienzo. Lamentablemente hoy, quienes estamos atrás de la cuenta, nos vemos imposibilitadas a seguir con ella, ya que debemos enfocar nuestra atención en otras responsabilidades y nuevos proyectos”.

Esta tendencia de influencers digitales parece estar aún en un momento incipiente a nivel global y local, pero todo indica que con el crecimiento de la realidad aumentada, la realidad virtual, la inteligencia artificial y tantas otras técnicas que irán surgiendo, pueda tratarse de un fenómeno de comunicación cada vez más relevante dentro de las estrategias de publicidad de las marcas.

Quizás para muchos pueda parecer una locura, pero siempre que surjan nuevos mecanismos para generar empatía entre las audiencias y las marcas, entonces habrá un espacio de oportunidad para que la publicidad florezca.

Agencias y anunciantes. ¡A estar atentos!

Dilva Devita, Social Media Manager


Comments are closed.