10 años de PIMOD

Era mediados de setiembre de 2008. Cada uno desde su casa, chateando por Skype empezamos cruzando ideas sobre el nombre que tendría nuestra próxima empresa. Iba a ser una agencia digital, con una unidad dedicada a dar servicio a clientes en materia de marketing online y otra dedicada a hacer nuestros propios negocios digitales. El Chino (Pablo Correa) había armado una lista con varios nombres que había sacado de dominios “.com” que estaban libres o en venta a un precio razonable. (En el mundo de internet tener un dominio .com, legible y corto era algo muy bien valorado). Entre ese listado estaban 2 que llegaron a la final, www.pimod.com y www.zmbi.com. Ambos nos gustaban y sin duda la elección del nombre sería en función de la elección de un dominio.

Finalmente ambos dijimos, vamos por PIMOD porque con el otro nos van a decir “ahí vienen los zombies”.

Algo curioso que pasó es que ambos a la distancia cuando leímos PIMOD nos imaginamos que su sonido sería como lo nombramos hasta el día de hoy (PIMOD sonando como con acento en la “i”). Lo que luego nos encontramos, hasta el día de hoy, es que mucha gente nos llama PIMOD con acento en la “o”. Siempre nos preguntamos porqué diablos ambos lo imaginamos de la misma forma, cuando en realidad claramente no tiene acento en la i. En fin.

Luego de elegido el nombre vino definir nuestra categoría, nuestra industria. Así fue que nacimos el 22 de octubre del 2008 como PIMOD Digital Consulting. Luego con el paso del tiempo en el 2011 pasamos a ser PIMOD E-business, y en el 2014 decidimos dejar PIMOD solo.

En nuestra primera oficina, un apartamento de 1 dormitorio en Berro y Avenida Brasil (Torre Parque Sábato), recuerdo perfectamente que teníamos un pizarrón de vidrio al lado de la mesa donde trabajamos juntos con el Chino en el que yo iba anotando los clientes que teníamos e íbamos captando. SUAT, Memory, Afinidad Afap, Artech, etc. El Chino me decía “no tengamos más de 10 clientes”, así nos daba tiempo de poder desarrollar nuestros negocios digitales. Es bueno aclarar que esto era lo que nos había sucedido durante todo el 2007 cuando con nuestra sociedad con Elbio Acuña de Punto Publicidad no habíamos podido desarrollar negocios digitales en el marco de la empresa que habíamos armado en conjunto, Punto Digital.

Lo cierto es que el mercado de anunciantes se fue mostrando de a poco más interesado en lo que hacíamos desde PIMOD, lo cual llevó a que en 2012 definamos separarnos en 2 oficinas, el Chino en una casa en Bulevard España dedicado íntegramente a los negocios digitales, y yo liderando PIMOD en la segunda oficina, una casa en Leyenda Patria e Hidalgos. PIMOD quedó enfocada 100% en dar servicios a clientes en marketing online.

Ya en ese entonces en PIMOD éramos un equipo de más de 15 personas, y de a poco nos íbamos ganando un lugar en la pequeña industria de la publicidad digital. Yo siempre digo que cuando nadie hablabla de Facebook nosotros ya estábamos vendiendo campañas. Recuerdo cuando le vendí a yerba Canarias una campaña en Facebook cuando tenía 24.000 usuarios en Uruguay. Hoy tiene 2.200.000.

En paralelo a los clientes, el Chino siempre fue quien lideró los negocios digitales que creamos. Hicimos de todo. Desde vender camisetas de fútbol en Estados Unidos en base a una red de sitios que habíamos desarrollado, hasta desarrollar y vender ebooks (uno muy insólito se llamaba Misteriosdeltarot.com, escrito realmente por una tarotista que contratamos), o vender cuentas de banco en un banco de Suiza que se llamaba SwissQuote.

En el 2012 con el Chino ya en la otra oficina nos tiramos a desarrollar AdSocia.com, la primera plataforma para comercializar tuits de famosos en América Latina. Fue una época muy divertida, con historias bizarras, ya que implicaba mucho contacto con famosos sobre todo de Argentina. En paralelo PIMOD seguía creciendo dando servicios a clientes.

En ese año también lanzamos SorTwit.com como plataforma SAS para hacer sorteos automatizados en Twitter, complementaria con AdSocia.

El cuento corto es que ambas fueron excelentes experiencias, pero no funcionaron como negocio. En el 2013 decidimos matar a ambas, y ahí fue que nació PROP, nuestra inmobiliaria que tenemos hasta el día de hoy, liderada por el Chino.

Volviendo a PIMOD todos esos años entre el 2008 y 2013 habían sido de un crecimiento sostenido del equipo, los clientes y del negocio. Habíamos creado una agencia de publicidad digital, sin nunca considerarnos publicistas, ni el Chino ni yo.

Por la propia evolución del mercado empezó a darse que cada vez nos metíamos más y más en el corazón del negocio publicitario, lo cual no dejaba de hacernos un poco de ruido y de vez en cuando preguntarnos ¿qué hacemos acá?

Así fue que en 2016 luego de una serie de cambios internos nos empezamos a preguntar hacia dónde llevar la empresa. Preguntarnos qué futuro tendría si seguimos tal como venimos. Ambos concluimos que el camino debía ser hacia la publicidad integral. Mal o bien las agencias consideradas tradicionales se tenían que ir aggiornando en cuanto al manejo de medios digitales, y ya venía siendo conflictivo en varios casos el hecho de que desde PIMOD manejáramos la estrategia digital de los clientes, sin tener incidencia en su estrategia de publicidad integral. Sentíamos que no éramos realmente incidentes en la “mesa chica”.

En la época de Punto Digital habíamos conocido a Vartan Chakiyian, un creativo de rastas que era muy buen loco y sin duda tenía un gran talento publicitario. Vartan luego de nuestra salida de Punto Digital había escalado hasta la Dirección General Creativa de Punto, habiendo logrado desarrollar campañas muy importantes en la industria.

La realidad es que le habíamos perdido el rastro a Vartan, pero en este momento de definir hacia dónde vamos, en el 2016, se nos ocurre empezar a juntarnos con personas de la industria, una de ellas era Vartan.

En agosto de 2016 nos reunimos con Vartan en Don Peperone de Arocena, con el objetivo de ponernos al día y cruzar ideas. Rápidamente le cuento que tenemos en PIMOD una agencia reconocida en la industria de la publicidad digital, con un muy buen equipo armado, con buenos clientes, pero que el mundo de la creatividad y de la publicidad nos pasaba por el costado. Que sentíamos que debíamos ir hacia la integralidad. Casualmente Vartan me cuenta lo mismo, pero a la inversa. Luego de su salida de Punto había armado su agencia Shanghai, con la que hacía campañas de publicidad, pero donde su fuerte justamente no era el digital.

Nos llevó un par de meses y algunas pocas reuniones para llegar a un acuerdo de sociedad. Así fue que finalmente arrancamos enero del 2017 como socios. Vartan como Director General Creativo, el Chino como Director Financiero (100% fuera de la operativa) y yo como Director General. Acompañados de un gran equipo que con el paso de los meses fue fusionando personas provenientes de lo digital y de lo “tradicional”. A esto le sumamos la inauguración de nuestra nueva oficina, una hermosa casa en Juan Paullier.

Este mes de octubre se cumplen 10 años de aquel PIMOD inicial. Se cumplen casi 2 años del PIMOD actual, definido como una agencia de publicidad. Hoy desde PIMOD nacen campañas de publicidad que viven en TV, radio, vía pública, prensa, acciones callejeras y obviamente, medios digitales.

PIMOD es publicidad líquida. Publicidad moderna, con mensajes e ideas que se adaptan de la mejor manera a cada medio. Como el agua que cae de una cascada y va entrando en distintos recovecos, así buscamos que se desarrollen nuestras campañas como un diferencial en el mercado.

Con esta historia quiero agradecer muy especialmente a todas las personas que han pasado por PIMOD. Sin cada una de ellas no hubiera sido posible siquiera soñar con donde hoy estamos. Gracias. Agradecer también a los muchos clientes que tuvimos la suerte de tener y que tenemos actualmente. Sin ellos tampoco hubiera sido posible. Agradecer a nuestros proveedores que nos han permitido dar servicios que siempre buscaron y buscan la excelencia. Agradecer a los colegas que sin ellos tampoco existiríamos. Agradecer a las organizaciones del ecosistema como el IAB o AUDAP que nos dieron oportunidades de aprendizajes, relacionamiento y de visibilizar nuestra empresa. Agradecer al Chino por la paciencia y compañía de tantos años. Agradecer a Alejo del Castillo que no lo nombré en la historia hasta ahora, pero que fue socio nuestro durante un trayecto de los primeros años de la empresa. Sus consejos y sabiduría fueron de mucho aporte. Gracias. Agradecer a Vartan por haber confiado en nosotros y haber visto en PIMOD en lugar donde poder continuar su desarrollo profesional. Y agradecer muy especialmente a cada una de nuestras familias y amigos por el constante apoyo y buena energía para poder haber concretado estos 10 años de trabajo.

Muchas gracias a todos y por muchos años más. Salud!

Pablo Buela


Comments are closed.